Los pasajeros del CTA del lado suroeste han seguido teniendo retrasos

Estación Kedzie Orange Line. Foto: Jeff Zoline
Estación Kedzie Orange Line. Foto: Jeff Zoline

To read this article in English, click here.

Los pasajeros del CTA del lado suroeste han seguido teniendo retrasos en el servicio debido a la falta de trabajadores por el COVID-19, pero no todos los trenes y autobuses han sido afectados igualmente. Desde enero de 2022, cuando los clientes ingresan a cualquier estación de CTA, reciben una alerta de cliente en una pantalla que les advierte sobre las demoras posibles causadas por problemas de personal. Uno de los problemas más frustrantes ha sido que CTA no reconoció que no tiene suficientes operadores de autobuses y trenes para brindar todo su servicio programado. Las aplicaciones Bus and Train Tracker han seguido mostrando trenes y autobuses fantasma, recorridos que desaparecen de la pantalla antes de llegar.

Alerta al cliente en la estación 35th/Archer Orange Line, agosto de 2022. Foto: Ruth Rosas
Alerta al cliente en la estación 35th/Archer Orange Line, agosto de 2022. Foto: Ruth Rosas

La gente en el internet comenzó a documentar la discrepancia entre los rastreadores y el servicio real. Muchos, incluyendo los concejales, han estado llamando a que CTA responda a los desafíos del servicio. Hace un par de semanas, el presidente de CTA, Dorval R. Carter Jr., finalmente anunció un plan de acción que se enfoca en abordar las inquietudes de los clientes, incluido el servicio confiable. Parecía que la CTA finalmente escuchó la necesidad de los residentes de Chicago en un servicio confiable y seguro, al tiempo que reconoció sus limitaciones de personal. Sin embargo, ¿esto será suficiente? ¿Ayudará el plan de acción a aliviar los problemas de confiabilidad, delincuencia y condiciones antihigiénicas en los trenes?

Estas últimas semanas evalué cómo mi viaje en transporte público se comparó con lo que era a principios de 2022. Mientras viajaba en autobuses y en el ‘L’, la mayoría de los trenes llegaban a tiempo, pero los que no llegaban a tiempo estaban extremadamente retrasados, o eran carreras fantasma que nunca aparecieron en absoluto. El servicio de autobús retrasado y lento sigue siendo el problema más evidente. Casi todos los autobuses que espero llegan más tarde de lo que dice CTA Bus Tracker o Google Maps. Me preguntaba si otros usuarios de CTA del lado suroeste habían notado algún cambio en la confiabilidad recientemente.

Entrevisté a personas en las plataformas de las líneas Naranja y Rosa e hice una solicitud en las redes sociales para obtener comentarios de los residentes del lado suroeste. La mayoría de los pasajeros de CTA con los que hablé viven en La Villita, McKinley Park, Brighton Park y Archer Heights y, por lo tanto, la mayoría de ellos eran pasajeros de la Línea Naranja y la Línea Rosa.

Estación 35th/Archer Orange Line, agosto de 2022. Foto: Ruth Rosas
Estación 35th/Archer Orange Line, agosto de 2022. Foto: Ruth Rosas

Las quejas más comunes fueron los retrasos en los trenes durante las horas pico en la tarde y durante la noche. Stacy, de McKinley Park, que se dirigía al trabajo cuando la entrevisté, dijo que siempre han ocurrido retrasos en la CTA, pero notó que empeoraron durante la pandemia. Ella piensa que la Línea Naranja es más confiable que otras líneas, especialmente en comparación con la Línea Roja. Muchos otros pasajeros comentaron que el servicio de la Línea Roja era irregular y agregaron que se sentían menos seguros en esa línea.

Kevin, quien ha utilizado el sistema de tránsito durante los últimos siete años, dijo que los retrasos de la CTA no eran nada nuevo para él. Viaja por toda la ciudad y dijo que siempre ha tenido retrasos, pero la pandemia ha exacerbado el problema.

Algunos pasajeros comentaron que los trenes son más confiables que los autobuses y algunos evitan los autobuses por completo, especialmente durante las horas pico. Dos residentes dijeron que tuvieron que hacer costosos viajes en taxi después de que no apareció un autobús o un tren, y otro usuario habló de tener que caminar a su casa de noche debido a un retraso de casi 40 minutos.

Autobuses en la estación 35th/Archer Orange Line. Foto: Ruth Rosas
Autobuses en la estación 35th/Archer Orange Line. Foto: Ruth Rosas

Algunos residentes de La Villita se quejaron de que los tiempos de espera para los autobuses los fines de semana se extienden más allá de los 30 minutos. Rutas como la #82 Kimball-Homan (que va entre Devon/Kedzie y Lawndale/31st), la #60 Blue Island/26th y la #21 Cermak son autobuses que frecuentemente se retrasan.

Lo que es obvio es que, mientras los retrasos en los trenes ocurren, los autobuses son aún menos confiables, especialmente en las tardes cuando los estudiantes y trabajadores regresan a casa. Eso no es una sorpresa, ya que el tráfico de automóviles es más alto durante esos momentos y los autobuses se demoran en los atascos de tráfico creados por los conductores.

Los problemas con el CTA se extienden más allá de la confiabilidad. El aumento de los delitos violentos, además de los problemas de calidad de vida como fumar y tirar basura, durante la pandemia de COVID ha hecho que muchas personas se preocupen por el estado del tránsito en Chicago. Y aunque en marzo la CTA anunció que desplegará más guardias de seguridad desarmados para disuadir el crimen, eso no aborda las causas fundamentales en transporte público de la violencia y la falta de no tener casa, incluidas las desigualdades en vivienda, educación, oportunidades laborales y atención médica. 

¿Cómo afectará el plan de acción de CTA la confiabilidad, la seguridad y la satisfacción del cliente? Solo el tiempo dirá si los residentes de toda la ciudad verán mejoras para cuando llegue el invierno, cuando los retrasos en el clima frío empujarán a las personas a abandonar el CTA por otros modos de transporte que son más confiables, seguros y cómodos.

ALSO ON STREETSBLOG