¿Cómo están las condiciones de las ciclovías en las comunidades latinas?

Una ciclovía protegido en California Boulevard cerca de Douglass Park. Foto: Ruth Rosas
Una ciclovía protegido en California Boulevard cerca de Douglass Park. Foto: Ruth Rosas

To read this article in English, click here.

Cuando le dices a la gente que andas en bicicleta durante el invierno de Chicago, te ven con asombro y admiración, o como si estuvieras loco.

Andar en bicicleta en el invierno puede parecer nada seguro. La incomodidad de compartir las carreteras se amplifica, no solo por las bajas temperaturas y las carreteras que están resbalosas por el hielo y la nieve. Cuando el invierno avanza, el pavimento empeora. Los ciclos de congelación y descongelación son destructivos y los baches parecen agrandarse.

Después de que cae la nieve, las aceras y las calles se tienen que limpiar para que sean seguras para caminar, andar en bicicleta y conducir. Pero la sal común, que se usa para derretir la nieve y evitar el hielo, es dañino para el medio ambiente. En altas concentraciones, la sal puede ser tóxica para la naturaleza acuática, degradar la calidad del agua e incluso afectar el agua potable. Y desde que el alcalde de Chicago, Michael Bilandic, perdió la reelección después de la gran tormenta de nieve de 1979, los funcionarios de la ciudad están preocupados con poner sal en las carreteras si existe la posibilidad de una gran tormenta de nieve.

A pesar de las desventajas, encuentro que andar en bicicleta en el invierno es divertido y placentero (la mayor parte del tiempo). Prefiero andar en bicicleta, calentándome mientras me muevo, que esperar un tren o un autobús por 30 minutos en el frío. Y conducir durante el invierno de Chicago parece difícil, ya que tienes que sacar tu vehículo de la nieve, esperar a que se caliente el motor y aguantar los problemas de estacionamiento y “dibs“.

En el invierno, uso mi bicicleta para ir a lugares cercanos, como la parada de autobús o el tren. Esto se debe a que es más fácil acceder a estos destinos sobre la calle, porque la ciudad limpia las calles rápidamente, mientras que las banquetas pueden tardar días en limpiar. A veces, los dueños de las propiedades no se preocupan por limpiar las banquetas en frente de sus propiedades, y la nieve se congela. Esto obliga a las personas a cruzar la calle o caminar por la carretera para evitar caerse. 

Técnicamente, Chicago requiere que los dueños de las propiedades limpien la nieve de las banquetas, pero la realización de esta ley es irregular. Desafortunadamente, las banquetas en frente de terrenos vacíos o proyectos de construcción, así como en los puentes y cerca de los viaductos (el Departamento de Transporte de Chicago es responsable de mantenerlos) no se limpian. Aunque ha habido peticiones para la limpieza de nieve en las banquetas municipales por parte de grupos de defensa como Better Streets Chicago, esto aún no ha sucedido, por lo que tanto seguimos dependiendo de que los propietarios que hagan lo correcto.

An iced-over sidewalk. Photo: Ruth Rosas
Una banqueta cubierta de hielo en Chinatown. Foto: Ruth Rosas

Una vez que aprendes a vestirte para andar en bicicleta en el clima frío (¡muchas capas!), las dos claves para andar en bicicleta con éxito son saber qué calles estarán limpias de nieve y hielo y evitar los baches recién formados.

Dado que viajo en bicicleta la mayoría de los días, decidí documentar las condiciones de las carreteras y ciclovías en varios vecindarios predominantemente latinos durante los meses del invierno. Ha nevado varias veces este invierno, y después de la nevada visité comunidades en el suroeste y noroeste para ver qué tan rápido limpiaban las calles principales de los vecindarios y revisar el estado de las ciclovías. La próxima vez que nevé, planeo visitar los vecindarios del sur y explorar qué tan bien se mantienen las ciclovías de los vecindarios de Back of the Yards y East Side.

Como previsto, después de las nevadas y/o las temperaturas bajo cero, las carreteras eran más difíciles de navegar. Este año hemos tenido la mala suerte de que las temperaturas extremadamente frías se establezcan justo después de una nevada. Cuando esto sucede, si los caminos y las banquetas no se limpian rápido, la nieve se congela rápidamente.

Descubrí que, en la mayoría de las partes de la ciudad, si la ciclovía es solo de pintura (la ciclovía sin protección), se limpia con el resto de la carretera. Sin embargo, he visto que en algunas carreteras la nieve fue empujada hacia el estacionamiento y se derramó sobre la ciclovía sin protección.

Loomis Avenue on the Lower West Side. The parking lane had not been plowed.
Loomis Avenue en el Lower West Side. El estacionamiento no había sido limpiado. Foto: Ruth Rosas

Fui de La Villita a North Lawndale, anduve en bicicleta en la ciclovía protegida de Sacramento Drive que se une con Marshall Boulevard y California Boulevard en La Villita. La ciclovía no se limpia inmediatamente después de las nevadas. (Vea la foto en la parte superior de esta publicación). Algunas partes están sin nieve después, pero los segmentos principales aún están completamente inutilizables. Entonces tenía que viajar en el carril de tráfico. Al norte de Ogden Avenue en North Lawndale, encontré que las ciclovías protegidas estaban más limpias. Sin embargo, aún quedaban parches de nieve y hielo en ciertos lugares.

En Brighton Park, no hay ciclovías marcadas, y mucho menos ciclovías protegidas. Encontré que las calles estaban en mayoría limpias con sal, aunque había baches inesperados y escombros y obstáculos por los que tuve que navegar lentamente.

En McKinley Park, la ciclovía de Pershing Road que tiene buffers, la única ciclovía en el vecindario estaba bien mantenida, libres de nieve, hielo y obstáculos. Encontré que la mayoría de las otras carreteras también estaban limpias.

A buffered bike lane on Pershing Road in McKinley Park. Photo: Ruth Rosas
Loomis Avenue en el Lower West Side. El estacionamiento no había sido limpiado. Foto: Ruth Rosas

El año pasado, CDOT comenzó a construir una nueva red de ciclovías en Belmont Cragin, con la contribución de los residentes sobre dónde deberían ir las ciclovías. Muchos de estos caminos han sido repavimentados recientemente, y cuando los visité después de una nevada, encontré que la mayoría de las rutas que no tienen protección física, estaban despejadas.

En Logan Square, las ciclovías anteriormente controvertidas de Milwaukee Avenue, que están parcialmente protegidas con bordillos de plástico y postes flexibles, estaban en mayoría despejadas, pero aún eran difíciles de transitar. Al noroeste de Western Avenue, había grietas a lo largo de los bordes y muchos obstáculos en los carriles. También hay áreas adonde no se ha limpiado la nieve o el hielo. Las calles residenciales más pequeñas por generalmente estaban despejadas, pero los baches y las grietas hacen que sea estresante transitar por ellas.

A plastic curb-protected bike lane on Milwaukee Avenue in Logan Square. Photo: Ruth Rosa
Una ciclovía protegida por un bordillo de plástico en Milwaukee Avenue en Logan Square. Foto: Ruth Rosa

Humboldt Park fue más fácil de navegar. Las carreteras estaban despejadas en general. Las ciclovías sin protección a lo largo de California Avenue, Kedzie Avenue y Augusta Boulevard no tenían mucha nieve, hielo o obstáculos.

Grand Avenue, una importante calle principal del noroeste que sirve a varios vecindarios como Humboldt Park, Belmont Cragin y Austin, está parcialmente en construcción. Había unas placas de acero en la carretera que son resbalosas cuando hace frío y están mojadas. Grand en Belmont Cragin está programado para tener ciclovías a finales de este año.

Steel road plates on Grand Avenue in West Town. Photo: Ruth Rosas
Placas de acero en la carretera Grand Avenue en West Town. Foto: Ruth Rosas

Mi motivación para vigilar las ciclovías y las carreteras es porque el mantenimiento de las carreteras tiene que ser parte de cada conversación sobre la construcción de nuevas carreteras. El CDOT debe ser diligente en limpiar todas la ciclovías pintadas y protegidas como son diligente en limpiar las carreteras para los conductores. Si no limpian, estas ciclovías que nos deben ayudar a andar con seguridad terminan con restringiendo nuestra movilidad. E incluso en los meses más cálidos, cuando más personas se sienten motivadas para andar en bicicleta, los baches y las grietas son una molestia y pueden hacer un paseo en bicicleta inseguros o, al menos, desagradable. 

ALSO ON STREETSBLOG