(Español) ¿Qué piensan los residentes de Belmont Cragin cerca las nuevas ciclovías?

Una nueva ciclovía verde contracorriente en Wrightwood Avenue. Foto: Ruth Rosas
Una nueva ciclovía verde contracorriente en Wrightwood Avenue. Foto: Ruth Rosas

To read this article in English, click here.

El Departamento de Transporte de Chicago (CDOT) está trabajando en extender la red para las bicicletas de la ciudad según el Plan Estratégico de Transporte de 2020. A través del iniciativo Neighborhood Bike Networks (la red de vecindario con ciclovías)  CDOT se enfocó a construir una densa red de rutas para las bicicleta dentro de los vecindarios. Al concentrar las vías para las bicicletas (ciclovías) en áreas específicas, la posibilidad es que las personas puedan acceder a lugares importantes dentro de sus comunidades de manera más fácil y segura. El proyecto Neighborhood Bike Networks también coincidió con la expansión de Divvy Bike Share en el extremo noroeste. La idea es que las bicicletas Divvy estarán más disponibles para más residentes de Chicago y las personas podrán encontrar una red para las bicicletas en sus vecindarios. Esto aumentará el acceso al ciclismo, y podrá ayudar a las personas a reemplazar los viajes en el vecindario en automóvil con la bicicleta y ayudar a que los residentes se conecten al transporte público. Por lo tanto, esto creará comunidades saludables, seguras, accesibles y sostenibles. 

La comunidad del extremo noroeste, Belmont Cragin se convirtió en un enclave de más rápido crecimiento de población Latina en Chicago debido al desplazamiento en otros vecindarios de la clase trabajadora por el aumento del coste habitacional asociado con la gentrificación. Por años, los residentes de Belmont Cragin y más recientemente el Consejo de Liderazgo Juvenil de Belmont Cragin, han abogado por la expansión de las opciones de transporte en el vecindario. 

Cutting the ribbon on the new Divvy station by Cragin Park last August. Photo: John Greenfield
Cortando la cinta en la nueva estacion de Divvy en Cragin Park el agosto pasado. Foto: John Greenfield

Belmont Cragin no está conectado al servicio del “L” y hasta agosto no tenía bicicletas de Divvy. Por el documento de la ciudad, Vision Zero High Crash Corridors Framework Plan de 2018, Belmont Cragin se identificaron como áreas de choque alto y Fullerton Avenue como una carretera de choque alto. Esto significa que Belmont Cragin es una comunidad más afectada por accidentes graves de tráfico. Por mucho tiempo, los habitantes han sido obligados a transitar por calles peligrosas, con mínimo transporte público e infraestructura limitada para bicicletas. En 2016, el Plan de Calidad de Vida de Belmont Cragin destacó la necesidad de conectar a la red de bicicletas Divvy. En agosto de 2019, el plan Avenidas para Desarrollo incluyó la estrategia de promover el ciclismo, con la expectativa de instalar un carril para bicicletas protegido en Grand Avenue, que es una calle importante en el vecindario.

Una nueva ciclovía y estacion de Divvy en Central Park Avenue. Foto: Ruth Rosas
Una nueva ciclovía y estacion de Divvy en Central Park Avenue. Foto: Ruth Rosas

La participación y la colaboración con la comunidad son los principios más importantes del proyecto Neighborhood Bike Networks. CDOT trabajó con los concejales del área, las organizaciones comunitarias, las empresas y los líderes comunitarios para crear una Fuerza Operativa del Vecindario que involucró a los residentes en discusiones para recopilar comentarios sobre los nuevos carriles para las bicicletas (ciclovías), dónde se deben colocar las rutas, y sus preocupaciones. 

Un socio principal de la comunidad, el Northwest Center, anteriormente conocido como Northwest Side Housing Center, contribuyo en gran medida al proceso de participación y organizo paseos en bicicleta para involucrar a la comunidad. Las encuestas también se diseminaron por toda la comunidad. Divvy organizó reuniones comunitarias y proporcionó bicicletas para los paseos en bicicleta. Los Embajadores de Rutas Seguras (SAFE Ambassadors) ayudaron a educar a los residentes sobre los beneficios de andar en bicicleta. Sin embargo, la participación de la comunidad es una misión difícil que requiere mucho tiempo, especialmente en comunidades densas con un alto porcentaje de personas que hablan español como Belmont Cragin.

He ido en bicicleta a Belmont Cragin en promedio una vez a la semana durante los últimos dos años y he visto un cambio en la forma que funcionan las calles. Es obvio que la nueva pintura para las ciclovías, las marcas designadas en las calles y las estaciones de Divvy han aumentado el acceso de a las bicicletas para los residentes. 

Entro el vecindario en bicicleta a través de Grand Avenue y no encuentro infraestructura para bicicletas hasta Laramie Avenue, que está a la mitad del vecindario. Sin embargo, Grand Avenue en Belmont Cragin es una ruta para la bicicleta programada, entonces esto cambiará. Hasta ahora, las ciclovías en el vecindario son solo de pintura blanca y verde, con marcas en las calles y señales de orientación. Me doy cuenta de que los vehículos se posicionan más a la izquierda que antes, pero la carretera se siente apretada. Con los vehículos grandes pasando por el carril de tráfico y los vehículos estacionados a tu derecha, no tienes mucho espacio entre los autos. 

Al crear rutas para bicicletas a lo largo de Belmont Cragin, los habitantes se pueden familiarizarse con la infraestructura para bicicletas. Y podemos esperar que esto cambie la cultura del vecindario para que sea más amigable a los ciclistas, pero la pintura no es protección. A lo mejor los conductores se vuelvan más conscientes de vigilar y compartir la carretera con los ciclistas, pero también estamos poniendo en riesgo a las personas viajando al lado de vehículos grandes sin protección. 

La preocupación por la seguridad de las personas en bicicleta se convirtió en el tema predominante cuando le pregunte a los residentes y los propietarios de negocios que piensan de los cambios en las calles grandes, como Laramie, Diversey Avenue, Belmont Avenue,y las ciclovías verdes en calles residenciales que se llaman Neighborhood Greenway routes, como Wrightwood Avenue. Esta característica es de una ciclovía contracorriente (“camino equivocado”) que permite tráfico de bicicletas en ambos sentidos en una calle que es de solo sentido.

A new bike lane on Laramie Avenue. Photo: Ruth Rosas
Una ciclovía nueva en Laramie Avenue. Foto: Ruth Rosas

Linda, una dueña de un restaurante puertorriqueño que ha vivido en Belmont Cragin por 22 años, dijo que ella y sus vecinos no fueron notificados de los nuevos carriles para bicicletas. El verano pasado, comenzaron a ver trabajadores de la ciudad en las calles y se preguntaban qué infraestructura existente iban a arreglar, pero en lugar agregaron la pintura para las ciclovías. Linda reconoce que el espacio para las bicicletas en la carretera es importante, pero añadió que se necesita educación para la comunidad. “Incluso, tal vez las escuelas deberían obtener información, [como] oye, están agregando nuevos carriles para bicicletas, estas son algunas precauciones de seguridad”. Su tío, que también vive en el vecindario, ha usado su bicicleta para ir al trabajo por más de 10 años y dos veces le ha pegado un auto. Esto  ha hecho que Linda tenga temor por la gente en bicicleta y no está segura de si estas ciclovías son suficientes para mantenerlos seguros.

Laura, una dueña de una tienda de ropa en Laramie, resonó las preocupaciones de seguridad. El verano pasado, fue notificada sobre las nuevas ciclovías y, aunque cree que las ciclovías en las calles principales son una buena idea, no le gustan las ciclovías contracorriente. Ella piensa que son peligrosas porque las calles residenciales no son suficientemente anchas para permitir el estacionamiento, la conducción y las bicicletas. 

Eso ha sido un sentimiento común entre los residentes antes de que se instalaran las ciclovías contracorriente en otras partes de la ciudad. Sin embargo, el análisis de CDOT sobre las Neighborhood Greenways (las ciclovías verdes) en contracorriente en Berteau Avenue en Ravenswood y Uptown, y Wood Street en West Town, encontró que el tráfico de bicicletas aumentó y el número total de choques disminuyó en estas rutas después de la instalación, 

La otra preocupación grande de Laura es la iluminación inadecuada en las calles laterales. Habló de su preocupación por los peatones. Las calles residenciales de Belmont Cragin tienen mucho tráfico peatonal, específicamente los niños que caminan a la escuela y las personas que pasean a sus perros. Teme que, si la gente no está poniendo atención, alguien en la bicicleta pueda golpear a alguien que camina. Ella piensa que las ciclovías si están ayudando y son utilizadas, especialmente por los jóvenes de la comunidad. Ella sabe que muchos de ellos usan las bicicletas para ir a la escuela o hacen paseos en grupo. Sin embargo, espera que se les proporcionen educación y luces de bicicleta, para que no se lastimen ni lastimen a nadie.

De manera similar, hablé con habitante y estudiante de primer año en la universidad Eric, dijo que a él le gusta y usa las ciclovías, pero que ve a los conductores cruzando la línea pintada del carril frecuentemente. Dijo: “Desearía que hubiera más espacio entre los autos y las bicicletas … pero no sé si eso es posible”. Añadió que a él no le gustan las ciclovías contracorriente. Cuando vio estas vías por la primera vez, estaba confundido si debía circular en las ciclovías pinatadas verdes, en la dirección del tráfico o en contra (las ciclovías tienen flechas y símbolos de bicicletas que se supone es claro). También reconoce que los conductores están confundidos por estas vías contracorriente. Por lo tanto, él evita usarlas. 

Cuando hablé con otros residentes, todos tenían pensamientos similares, un espacio para las bicicletas en las calles es importante, pero les preocupa que la gente se lastime. 

La red de vecindario con ciclovías, que también se está implementando en las comunidades de Austin y North Lawndale, podría llamar atención a las comunidades que históricamente han sido desatendidas y pueda cerrar las brechas en la red de ciclovías. Las bicicletas de Divvy pueden animar a más personas a andar en bicicleta. Sin embargo, la vacilación de las ciclovías contracorriente destaca la necesidad de mejorar la iluminación en las calles residenciales, la necesidad de más educación sobre los cambios y de verdaderamente invertir en infraestructura y recursos que mantengan seguro los usuarios vulnerables de las calles. 

Si el objetivo de las ciclovías es proporcionar una forma segura de navegar de un lugar a otro al lado en las calles de la ciudad, ¿están logrando este objetivo las nuevas ciclovías? Si nos enfocamos en crear un red conectado de ciclovías, pero la mayoría de las ciclovías son solo pintura y muchos no se sienten seguros, ¿estamos realmente creando comunidades saludables, seguras, asequibles y sostenibles? 

CDOT nombra a la sostenibilidad como un componente del proyecto Neighborhood Bike Networks. En 2022, tendremos mejor idea cómo estas nuevas ciclovías cambiaron la comunidad y cómo los residentes se han ajustado. 

ALSO ON STREETSBLOG